• La calidad acústica es un elemento fundamental en la concepción y diseño de los ambientes y depende principalmente de la geometría de los espacios, del tipo de materiales utilizados en su interior y su disposición respecto a las fuentes sonoras, de la reverberación del sonido y del nivel total del ruido de fondo.

4akustik

Sistema de absorción acústica para pared y techo, formado por lamas de MDF, melaminadas, lacadas o chapadas. Las elevadas prestaciones nacen del estudio de la teoría de los resonadores de Helmholtz y de la disipación del sonido por porosidad.

4akustik reúne las prestaciones más elevadas de la absorción acústica, con máximo nivel de salubridad y seguridad. El tablero respeta los severos parámetros de la certificación japonesa “F4 estrellas” relativa al reducido contenido de formaldehídos según la norma JIS, y el certificado de clase B-s2,d0 (CE) referido a la reacción al fuego. La responsabilidad medioambiental y ética, junto con la investigación funcional y estética, son los valores fundamentales de todas las soluciones Fantoni, y 4akustik representa la síntesis más avanzada de estos principios.

4akustik se incluye en el análisis de valoración LEED , sistema de certificación de edificios sostenibles.

Originales y de tendencia, los acabados y los colores otorgan un aspecto atractivo a un producto de vanguardia que se adapta a cualquier situación arquitectónica respetando la acústica. La principal característica innovadora es la completa versatilidad que estos acabados ofrecen a los paneles de absorción acústica, facilitada también por la amplia gama de variantes que se obtienen con las numerosas combinaciones de materiales, colores y tratamientos. Un punto fuerte que ofrece al arquitecto la posibilidad de plasmar el producto, para reproducir atmósferas y ambientes cada vez más exclusivos, envidiables, y que garantizan el bienestar total, libre de cualquier forma de contaminación acústica.

Por otra parte, para obtener un proyecto acústico correcto de un ambiente es necesario definir a priori el uso que se hará de dicho espacio. En efecto, las características de un teatro son diferentes respecto a las de un auditorio, o de una oficina respecto a un aula escolar, un gimnasio o un restaurante.

El común denominador está representado por el hecho de que las señales sonoras que se propagan en su interior puedan transmitir a quien las escucha un significado pleno y una definición perfecta del mensaje, sea que se trate de una pieza musical como de una comunicación oral. No es inusual encontrarse en un espacio y estar sumergidos en una atmósfera densa de ruidos que hasta pueden impedir cualquier conversación e intercambio de opiniones con quien está frente a nosotros. Por lo general, esta condición induce a aumentar el tono de voz usado para la comunicación con el objetivo de establecer un nivel aceptable de comprensión, contribuyendo a incrementar aún más el nivel de presión sonora general en el ambiente, creando una intensificación continua.

Para evitar situaciones de este tipo, el principal parámetro que hay que controlar para garantizar la acústica correcta es la reverberación, entendida como la totalidad de sonido que, aun habiendo cesado su emisión, permanece en el ambiente durante un cierto intervalo de tiempo. El decaimiento de esta ‘cola sonora’ puede describirse cuantitativamente a través del ‘tiempo de reverberación’ que es inversamente proporcional a la absorción acústica total del ambiente.

Por lo tanto, la aplicación de materiales de absorción acústica permite reducir y contener este tiempo dentro de valores ideales en función del tipo de uso previsto, garantizando la impresión de un recinto acústicamente conciso y bien definido, condición imprescindible para garantizar un nivel de comunicación ideal y, por consiguiente, un confort elevado.

También te puede interesar: